Feeds:
Entradas
Comentarios

res en los lunal

IMG_4026-98acbRompamos el Silencio ha vuelto a inaugurar la Semana de Lucha Social con la okupación de un céntrico edificio en la ciudad de Madrid. Cerca de un centenar de activistas han conseguido, tras largos rodeos policiales, consumar el propósito de visibilizar, mediante la acción directa, las dinámicas especulativas que asolan esta ciudad y que están detrás de la grave crisis que vivimos.

Un año más, Rompamos el Silencio okupa una sede temporal, durante una semana. Una vez más, se trata de un cine que lleva años abandonado (como en la edición de 2006, con los cines Bogart), solo que esta vez en un barrio casi por entero comprado por TriBall. El edificio okupado son los antiguos Cines Luna, en la Plaza Santa María Soledad Torres Acosta. El edificio es propiedad del Banco Espirito Santo, uno de los bancos más importantes de Portugal, dos veces investigado por blanqueo de capitales y uno de los depósitos donde Pinochet trató de ocultar parte de su fortuna personal.

Rompamos el silencio

Centro de Medios

quien esta detras de triball

mapa1Proyecto Triball S.L. se presenta como una asociación de comerciantes abanderas por Rehabilitar Gestion (de la que cuelga el 100% del capital de Ac Triball), vinculados a esta empresa hay un conglomerado de múltiples sociedades vinculadas al sector inmobiliario (Desengaño S.L., San Mateo S.L., Barco S.L., La Palma S.L., Ballesta S.L., Casa Loft S.L., las Cortes S.L., Salamanca S.L., Espacio Zen Inversiones Inmobiliarias S.L., Rumbo Proyectos Inmobiliarios S.L. etc.) y de Rehabitar Gestión S.A., una promotora inmobiliaria especializada en la compra y rehabilitación de edificios antiguos para el mercado residencial en la zona centro de Madrid.

Desde su creación, la empresa ha desarrollado proyectos exclusivos de viviendas de lujo, siendo su misión principal ampliar la cartera de inversiones y promociones de pequeño y mediano tamaño.

Triball lidera un proyecto empresarial de corte aparentemente comercial, enarbolando un discurso de revitalización/ rehabilitación urbana. Sin embargo, Triball esconde un conglomerado de empresas de amplio espectro del sector inmobiliario cuyo objetivo es la sustitución de la población existente con el fin último de provocar un cambio de rango social y poder obtener ventajosas plusvalías de la operación. La inmobiliaria prevé una revalorización en la venta de pisos de entre un 20% y un 30% del precio del metro cuadrado, lo que supone que lo que ahora vale 3600 €, de aquí a cinco años, se situaría alrededor de 4800 € el metro cuadrado.

El primer paso adoptado por Triball para instalarse en la el barrio Universidad fue la compra de locales comerciales y la creación de una marca comercial propia y diferenciada de la zona limítrofe.  Durante este año, TriBall ha ampliado la compra de locales, ha mantenido el espacio comercial “okupación creativa” y ha desarrollado una campaña de marketing y publicidad sin precedentes para legitimar, por un lado, esta operación, y, por otro, para construir la imagen de proveedores de seguridad, limpieza y convivencia que quieren proyectar más allá de las fronteras del barrio y de la ciudad.

Simultáneamente han capitalizado los recursos del barrio a través de las mesas de negociación del Área de Rehabilitación Pez-Luna dirigiendo el apoyo institucional a su operación comercial y atribuyéndose los recursos que estaban destinados a las mejoras del barrio. La remodelación del mobiliario urbano, la regularización del tráfico en las calles aledañas al triángulo, la instalación de cámaras de vídeo-vigilancia junto a una mayor presencia policial hacen público el apoyo institucional, que financia la operación de limpieza y prioriza la zona Triball dentro del Plan de Rehabilitación.

Alentados por el éxito obtenido, el pasado 7 de febrero, diez entidades crearon la Federación de Comerciantes y Vecinos del Centro de Madrid. En ella está presente la asociación de empresarios de la Gran Vía, la de Montera, Cibeles, Tirso de Molina-Lavapiés, Triball, Foro Cívico y Plataforma Corredera Baja de San Pablo. Su primer objetivo será la creación de un enorme centro comercial elitista de puertas abiertas que secunde la estrategia de Triball, se extienda hasta Mostenses-San Bernardo y consolide el proceso de gentrificación de Malasaña como barrio residencial de clase alta. La capitalización de la zona, con el consecuente incremento del precio de la vivienda, les convertirá en los principales promotores inmobiliarios a través de sus diferentes sociedades.

Los vecinos del barrio son otro factor clave en el proceso. La conceptualización de la zona como área degradada ha generado una relación de conflicto entre vecinos y asociaciones con la Administración, fragmentando el interés común y las redes sociales. Tras la remodelación de la Plaza de María Soledad Torres Acosta (conocida como plaza Luna), la iniciativa privada de Triball se apropió del discurso y mecanismos de la Administración, participando en las mesas de trabajo de servicios sociales y desarrollando supuestas actividades socioculturales para el barrio. Asociaciones de vecinos y comerciantes como el Foro Cívico y la Corredera Baja de San Pablo son la otra parte del poder simbólico de la empresa.

Actividades y medidas puestas en marcha por la administración que apoyan el desarrollo del proyecto de Triball
(Fuente: elaboración propia)

mapa2
Alentados por el éxito obtenido, el pasado 7 de febrero, diez entidades crearon la Federación de Comerciantes y Vecinos del Centro de Madrid. En ella está presente la asociación de empresarios de la Gran Vía, la de Montera, Cibeles, Tirso de Molina-Lavapiés, Triball, Foro Cívico y Plataforma Corredera Baja de San Pablo. Su primer objetivo será la creación de un enorme centro comercial elitista de puertas abiertas que secunde la estrategia de Triball, se extienda hasta Mostenses-San Bernardo y consolide el proceso de gentrificación de Malasaña como barrio residencial de clase alta. La capitalización de la zona, con el consecuente incremento del precio de la vivienda, les convertirá en los principales promotores inmobiliarios a través de sus diferentes sociedades.

Los vecinos del barrio son otro factor clave en el proceso. La conceptualización de la zona como área degradada ha generado una relación de conflicto entre vecinos y asociaciones con la Administración, fragmentando el interés común y las redes sociales. Tras la remodelación de la Plaza de María Soledad Torres Acosta (conocida como plaza Luna), la iniciativa privada de Triball se apropió del discurso y mecanismos de la Administración, participando en las mesas de trabajo de servicios sociales y desarrollando supuestas actividades socioculturales para el barrio. Asociaciones de vecinos y comerciantes como el Foro Cívico y la Corredera Baja de San Pablo son la otra parte del poder simbólico de la empresa.

Mapeado de asociaciones de vecinos y comerciantes del barrio universidad y su vinculación con TriBall
( Fuente:  elaboración propia)

mapa3

Street Gamespanelstreetgames3

El déficit de instalaciones deportivas de Madrid se percibe sobre todo en la dificultad para la práctica informal del deporte, debido a la falta de pequeñas instalaciones deportivas locales, hecho que se ve acrecentado por la elevada densidad media de la ciudad y la carencia de espacios libres. Esa carencia de pequeños equipamientos deportivos afecta a la calidad de vida de los madrileños, contrastando con la existencia de grandes instalaciones de costoso mantenimiento para poca población y con la inexistencia de espacios para prácticas deportivas de gran parte de la población.

Street Games interviene en el espacio publico mediante la introducción de pequeñas instalaciones deportivas tanto en plazas, medianeras o solares. Se plantea la recuperación de estos espacios para habilitarlos para la práctica deportiva otorgándoles un nuevo valor de uso.

Dentro del programa de las fiesta del 2 de Mayo que organizó el patio maravillas se convocó un torneo de basket 3×3, al que se incorporó el proyecto Street Games como co-organizadores del torneo. El torneo se desarrolló en la plaza de San Idelfonso y participaron más de 30 equipos. El planteamiento del Patio y de Todo por la Praxis es ampliar estos torneos, realizándolos en próximas fechas y en diferentes plazas del centro Madrid.

Próximamente anunciaremos más torneos que se organicen en diferentes plazas del Barrio Universidad.

Todas las fotos e información en Todo por la Praxis

dosdemayo1

no-cabecera1

no-imagen-internet

El ayuntamiento de Madrid ha señalado en numerosas ocasiones que el proyecto triBall parte de una iniciativa privada, que no tiene ninguna implicación en él. Sin embargo son muchos los indicadores que nos hacen pensar lo contrario. Son numerosos los locales de triBall que han conseguido sus licencias de apertura con demasiada rapidez. En la mayoría de los casos se han producido cambios de actividad en dichos locales, sin acometer las obras requeridas para el cumplimiento de la normativa que implica una licencia de apertura.

Pero no queremos meter el dedo en la llaga de las licencias ya que las aguas del Guateque todavía están revueltas. También nos sorprende que el área que abarca el denominado triángulo ballesta coincida con el área donde se extiende la red de vídeo vigilancia financiada por el ayuntamiento. O que el área de peatonalización que contempla el plan de rehabilitación de Pez-Luna, redactado por el ayuntamiento, coincida con el área de triBall.

Es demasiado habitual encontrar mercadillos de triBall en la Plaza de Luna. También es habitual encontrar deslices en el discurso del alcalde, traicionado por el subconsciente, confundiendo al barrio Universidad con la zona de triBall. El último patinaje artístico de Gallardón se pudo ver en la nota de prensa sobre el alumbrado madrileño, en la que casualmente la Zona triBall, como denomina el alcalde al barrio, es la receptora de un nuevo privilegio ¿Tiene alguien dudas?

Todo por la praxis ha recibido una pegatina de Santiago Sierra, como apoyo al proyecto anti-triball. En la pegatina, se lee únicamente la palabra NO.

Esta pegatina responde a un proyecto más amplio, siendo una herramienta de oposición directa para reivindicaciones múltiples, pudiendo articularse en contextos diferenciados. En este caso, la pegatina de Santiago Sierra nos permite visualizar la oposición al proyecto de triBall.

Creemos que el contexto en el que nos encontramos es un buen momento para continuar la campaña anti-triBall editando 500 pegatinas y repartiéndolas a los anti-tribaleros.

El próximo jueves 5 de febrero nos vemos a las 20.00 horas en la plaza de Carlos Cambronero.

somos-un-barrio1


cartel-somos-un-barrio-antitriball3

Os invitamos a participar en la última iniciativa de ACIBU que se presenta con el lema:


Más de 35.349 formas de vivirlo. MARAVILLAS:

Somos un barrio, mucho más que una marca


Hemos creado una sección en el blog de la campaña que se llama:

Y tú ¿cómo ves el barrio?

Todo el mundo que vive y trabaja en el barrio puede darnos su visión concentrada del barrio. Podéis enviarnos a este correo hasta 5 fotos que, según vosotr@s, definen el barrio. Podéis acompañarlas de una explicación.

Así descubriremos rincones nuevos y nos conoceremos un poco mejor.

Por supuesto, los comerciantes pueden enviarnos una foto de su local.


Foto de todos

En los próximos días tenemos previsto hacernos una “foto de todos” en una de las plazas del barrio. Cuanta más gente seamos, mejor. Os mantendremos informados. Puedes descargarte aquí el cartel de esta campaña y distribuirlo por todo el barrio. Podéis imprimirlo y pasárselo a vuestros vecinos y vecinas. Lo podéis colocar en vuestro portal y en los comercios del barrio.


ACIBU Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad

Más información sobre el barrio en www.acibu.com

El Martes 16 de septiembre el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha anunciado, como parte de las medidas de la semana de la movilidad, la peatonalización de un tramo de la calle Fuencarral, entre las calles Hernán Cortés y Gran Via. Las peatonalización consolida el proyecto que el Ayuntamiento ha bautizado como el “gran Soho madrileño”.

Destacamos esta noticia porque nos parece sorprendente descubrir que los intereses del Ayuntamiento coinciden con los intereses comerciales de una empresa privada como es Triball. Ambos comparten el mismo objetivo, la creación de un Soho madrileño.

La iniciativa privada siempre se ha destacado como un agente de gran importancia en la definición del modelo de ciudad, siendo la administración la que arbitra y vela por el interés general. Sin embargo en este caso se desvela cómo la institución pública se  supeditada a un interés privado. En este articulo se descubre la postura que hasta el momento el Ayuntamiento había ocultado, su papel activo como promotor de Triball, ya que comparte objetivos e interviene de manera activa mediante una obra pública en la consolidación de un proyecto empresarial privado.

Alguien podría pensar que es una casualidad, pero a estas alturas quién cree en las casualidades. Vincular a Triball con el Ayuntamiento no es un gran descubrimiento, cualquiera que sepa algo de la vida municipal sabe que es un secreto a voces. A pesar de  constatar esta realidad, nos negamos aceptarla, y exigimos que la institución pública cumpla su papel.

Se podría rebatir este alegato justificando que la postura del Ayuntamiento, la de las empresas privadas y los ciudadanos coinciden. Esperamos ver cumplida algún día esa utopía, pero este no es el caso. Triball y el Ayuntamiento  de Madrid, cogidos de la mano, están consolidando un modelo de ciudad excluyente. Un modelo en que no tiene cabida la complejidad que hasta el momento existe en el centro de Madrid, dando paso a una ciudad convertida en un parque temático del ocio y el consumo. Frente a este modelo el anhelo de muchos es recuperar el derecho ciudadano, para poder definir y construir el modelo de ciudad que necesitan quienes la habitan.

más info: El Ayuntamiento de Madrid peatonalizará la calle Fuencarral (El País)

El proyecto TriBall, con la gestión de 30 locales comerciales en una zona céntrica y abandonada por las instituciones, transforma el tejido urbano de Madrid. Abordamos este caso, sintomático de los cambios en los modelos de ciudad

A principios de 2008, con el titular “TriBall compra un barrio” se presentaba el Proyecto TriBall. La cercanía con la calle Fuencarral y la Gran Vía junto al abandono institucional y degradación que afectaban a “el triángulo de la Ballesta” animó a dos socios (el comerciante Eduardo Moreno y el arquitecto Miguel Ángel Santi Ibáñez) a iniciar un proceso de gestión de más de 30 bajos comerciales que en menos de tres años pasó a denominarse zona Triball.

más info: http://www.diagonalperiodico.net/spip.php?article6286